Rinoplastia

La nariz es el punto mas visible de tu cara

¿Qué es la rinoplastia?

La rinoplastia es uno de los procedimientos más populares y demandados al Dr. Carlos Núñez. Consiste en una intervención quirúrgica en la que se modifica la forma de la nariz. El objetivo puede variar entre cambiar la apariencia de la nariz, mejorar la respiración o ambas. Se busca obtener la mejor armonía de tu cara, logrando tener una nariz estéticamente ideal, sin caer en la exageración.

Al planear una cirugía de rinoplastia, el Dr. Carlos Nuñez, primero considerará tus otras características faciales, la piel de la nariz y lo que te gustaría cambiar. Si eres candidato para el procedimiento, el cirujano elaborará un plan personalizado para ti.

La rinoplastia, tiene una duración aproximada de una hora y media, es ambulatorio, saliendo a casa el mismo día.

¿Te interesa hacerte una rinoplastia en Monterrey?

Agenda tu cita

Beneficios de una rinoplastia

Entre los beneficios de la rinoplastia se encuentran:

Sus incisiones en la parte interna de la nariz son mínimas, por lo que la cicatriz será mínima y prácticamente invisible, además a las pocas semanas apenas se podrá percibir que el paciente se ha sometido a una cirugía.

Soluciona problemas de tamaño, anchura, volumen, posición de las ventanas o perfil de la nariz, permitiendo cambiar la forma de la punta nasal, mejorar el aspecto de las fosas nasales o corrige asimetrías.

Corrige problemas respiratorios provocados por una desviación del tabique.

¿Quiénes son aptos para una rinoplastia?

Las personas que son aptas para someterse a una rinoplastia son:

Las que tienen problemas para respirar: la rinoplastia funcional corrige molestias respiratorias y ayuda a recuperar la función de la nariz.

Las que buscan una operación estética: algunos pacientes piden mejorar la simetría y armonía de su cara como elevar la punta nasal, corregir el ancho del puente, algún trauma o fractura nasal.

¿Cuentas con los requisitos?

Agenda tu cita

Procedimiento de una rinoplastia

La rinoplastia suele ser una operación de una a dos horas, dependiendo de la complejidad de cada intervención. Se necesita un ingreso hospitalario y se lleva a cabo en un quirófano, bajo anestesia general. La cirugía se inicia separando la piel de la nariz del hueso y el cartílago que le sirven de soporte y que luego se esculpen atendiendo a las características de la morfología que se desea obtener. Posteriormente se redistribuye la piel y se sutura.

Normalmente, la intervención se realiza practicando pequeñas incisiones en el interior de las fosas nasales, aunque en ocasiones pueda ser necesario un concepto de operación abierta accediendo desde la columela.

Al terminar la rinoplastia, se coloca una escayola sobre la nariz y se ponen tapones en ambos orificios nasales para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. Por lo general, se da de alta al paciente ese mismo día.

Recuperación de una rinoplastia

Se dejan puestas unas cintas y en algunos de los casos una férula en la nariz. Es necesario dormir semi sentada los primeros 4 a 5 días, para evitar la inflamación. Al quinto día se retira la férula.

Es importante mencionar que el sangrado leve y el drenaje de mucosidad y sangre vieja son frecuentes durante los días siguientes a la cirugía o después de retirar el vendaje. El médico te puede colocar bajo la nariz un pequeño trozo de gasa sostenido por una cinta para absorber el drenaje. Cambia la gasa según las indicaciones del médico. No coloques la almohadilla absorbente ajustada contra la nariz.

Se puede hacer ejercicio a las 3 semanas. El resultado final, se puede observar alrededor de un año.

¿Buscas realizarte una rinoplastia?

Agenda tu cita

Conoce otras cirugias plásticas del Dr. Carlos Nuñez